El Pequeño Saltamontes

Escritos profundos, reales o imaginarios, pero honestos

Estoy encerrado en una bóveda #poema

No sé cuántos días o años llevo aquí Encerrado en una bóveda de concreto, con poco espacio para moverme El aire es seco y tibio, mis huesos están por quebrarse y mi escaso pelo aún es blanquecino, como mis dientes. No me aflige la soledad ni la falta de sonidos ni imágenes, me basta mis recuerdos, lo que dejé atrás y que aún sobrevive en mi memoria

Es una caja de tres metros de largo por un metro, curiosamente, no siento fatiga ni desesperación, puedo decir que no soy claustrofóbico Pero siento en mi interior, si es que lo tengo, un deseo de acariciar la cabeza de mis perras, ver el jadeo de sus fauces esperando la comida, hay algo que me llama la atención, no tengo dolor pero sí un regocijo en mi mente, todo es oscuridad, un espacio infinito, leve, sin movimiento ni espacio, es lo que pienso es la bóveda final, sí, la bóveda final, el espacio que te pertenece y te permite pensar, de pronto, una luz tremenda, blanca, diría, me dice sin hablar: Puedes salir, ve al espacio exterior.

Estoy “afuera”, puedo de cierta manera oler el aire, la tierra húmeda y las flores marchitas: pero eso no me satisface ni me alegra, es un atardecer de invierno, y la gente a lo lejos, me parece llena de temor, sus caras escuálidas, tristes me dicen mucho, hay tristeza, hay seres que se mueven de lejos como sombras, igual que yo.

Me doy cuenta que la muerte tiene olor, así como la vida lo tiene. Hay más olor a muerte que a vida, y eso me sorprende, no me entristece. También soy capaz de sentir los pensamientos, unos son punzantes, otros suaves como súplicas, llenas de lágrimas, las sombras se acercan y me hablan, yo también.

De cierta manera, he crecido como un niño que ya es capaz de caminar, y tengo cierta autoridad, veo de lejos la bóveda donde estuve cierto tiempo. En una esquina de mi dulce bóveda, sobresale un brillo metálico, fosforescente: Recuerdo muy fuertemente, es una estampa de la Virgen de Guadalupe, que mi hijo dejó ahí, en los momentos finales antes de alojarme en mi bóveda.

Mi hijo, ahora es un pensamiento, no punzante ni fuerte, es una brisa fuerte, huele a cerveza. Pienso en él y regreso a su infancia, cuando no podía caminar, pienso en el día que corriendo, tropezó y se golpeó la dentadura. Mi hijo es fuerte, pero débil a la vez, sensible pero aturdido por los problemas.

El futuro lo tengo en la punta de mis dedos, existe alguien superior a mí que me advierte, y me dice: tu hijo pronto estará contigo y te hará compañía, no desesperes. Me alegro porque el cambiar de estado, es ganancia. Pienso en mi hija, que me acompañó en los momentos más duros de mi conversión, ella está tan cerca de mi, que no me percato de su presencia, es que ella está todavía en el espacio inerte. Yo escucho sus gemidos, pero ella no siente mis palabras, así como mi hijo no me escucha, solamente a través de las aves que están alrededor de ellos, ambos, mis hijos, sufren, lo veo en sus rostros, pero son fuertes, mi hijo está en el proceso de conversión, cuando ingrese a la bóveda final, le será fácil asimilar su nuevo estatus.

Mi hija, con problemas crónicos, tendrá larga vida, es fuerte de espíritu y se aferra a Dios aunque le es difícil para ella asimilar la esencia de Dios. Mi esposa, mi linda palomita, pronto estará conmigo, podré estar con ella y llevarla de la mano por los senderos de Dios.

Estoy cerca de la bóveda en que me confinaron, pero he vencido a la muerte, así como Jesús venció la muerte, El Señor Jesús me llamó y atravesó las paredes de esta bóveda, y aquí estoy, escribiendo este poema de las manos de mi hijo, aún vivo.

¿PARA QUÉ HE NACIDO?

Es mejor plantear la pregunta con un “para qué he nacido”, en lugar de un “porqué he nacido”. Dios nos colocó en este universo con un objetivo y nosotros somo los responsables de escribir el para qué. Los porqué son más difíciles de contestar, me parece que deja un amplio margen a la respuesta caprichosa y ambigua.

Hasta este momento de mi vida, he descubierto dos cosas: no debo vivir con miedo ni perturbar el derecho ajeno a ser libre como le dé en gana, siempre y cuando no me perturbe a mí. Esto último, ¿no es vivir una vida de completa indiferencia ? Es sabroso no meterse en los problemas de los demás, pero si esos problemas también me afectan a mí, y al vecino, y al vecino del vecino, ese problema no es un asunto solamente de mi incumbencia, sino algo que puede hacer que arda la aldea.

Vivir con miedo no permite pensar con claridad, ni me deja establecer los límites en mi participación con los grandes problemas de la humanidad. Imaginemos que nadie se atreviera a poner el dedo en la llaga y todos los seres humanos callaran ante el desastre ambiental que provoca la descarga de plástico a los ríos y océanos, que hiciéramos caso omiso de las alertas ante los contagios de #COVID por no portar mascarillas, ni establecer el distanciamiento social.

Otro grave problema global son los diferentes tipos de gobierno, los hay democráticos, dictatoriales, de izquierda, de derecha, de centro democrático, hay gobiernos teocráticos, socialistas, y un muy largo etcétera. Cada gobierno, cada país es un pequeño feudo, y si a esto le agregamos los intereses de las grandes #multinacionales, tipo Google, Amazon, Facebook, Tencent, nos volvemos locos, y por eso el mundo está patas arriba.

Veamos esos problemas que trascienden las fronteras como la crisis ambiental generada por los plásticos, el consumo millonario en drogas (llámense cocaína, anfetaminas, opio, etc.) por parte de millones de adictos y el consecuente comercio que atraviesa las fronteras desde los países productores a los países consumidores. Apenas estoy aprendiendo a pensar en los problemas y no en cómo resolverlos. Todo esto me indica que efectivamente, no he nacido para ser feliz, porque un mundo en este contexto no puede hacer seres humanos felices, sino desdichados y preocupados.

Desde que me despidieron, mi vida ha sido como un barco, moviéndose al vaivén de las olas y buscando un puerto seguro, el que no he podido encontrar todavía. A lo largo de estos meses, sin embargo, he tenido más tiempo para pensar y leer un poco. Disfrutar la compañía de mis seres queridos ha sido un bálsamo y tratar de salir de mis problemas económicos ha sido otro tanto de mi lucha diaria. Puedo decir que el despido fue una bendición, me abrió las puertas a mis pensamientos y mis elucubraciones tan valiosas, ha sido un despertar a lo que tenía dormido en mi cerebro. La rutina era mi peor enemiga, hacer lo mismo cada día, me adormecía y me hacía vivir anestesiado. Abrí mis venas, abrí el cofre de mi cerebro y estoy aprendiendo a pensar, aunque sé muy bien que soy un cavernícola al lado de tantos pensadores y filósofos, el mero hecho de empezar a pensar es ganancia.

La primera etapa después del despido se caracteriza por la preocupación en los temas materiales, económicos, las deudas, el trabajo, el sustento diario. Ahorita estoy en una segunda etapa, iniciando a pensar en asuntos más importantes, a ver que lo que me sucedió, el despido, no es algo tan mortalmente insuperable, sino solamente, un pequeño escollo en la vida. Hay aspectos mucho más relevantes que la parte económica de cómo voy a vivir para pagar el internet, la electricidad, la comida, el colegio de mi hijo, la gasolina del carro y tantas cosas que se me escapan.

Sin embargo, la comparación de mi vida con el barco viene del versículo de la Biblia en que Jesús llama a Pedro para que camine en el lago hasta el barco, pero Pedro tiene miedo. Al nacer todos tenemos asegurado el precioso evento de morir, el descanso eterno, la puerta de acceso al conocimiento de Dios. Esto nos debe motivar a no tener miedo.

Mientras caminemos en este mundo lleno de inmundicia, debemos pensar en que nuestro deber es aportar un granito de arena al cambio. Por ejemplo, yo vivo en Ciudad Caótica, gobernada por un régimen neroniano, draconiano, injusto y malvado. El estado actual-de-cosas no me permite alzar la voz más allá de mi boca, es peligroso, pero eso no implica que no vea la injusticia y la crueldad. A veces, pienso que no sirve de nada manifestarse en las redes sociales, algo inútil y estéril, pero ¿de dónde vendrá el cambio?, también visto de esta manera: ¿cómo podemos iniciar un cambio a escala local y luego hacerlo global?

Los cambios se concretan muy lentamente, pero de forma inexorable. Los imperios aparentemente fuertes, caen absorbidos en sus propios errores y eso es lo que esperamos en el siglo 21. Sin embargo, las soluciones no vendrán de que los imperios caigan, los problemas no están en las manos de los imperios, los problemas son globales y de índole multi-factorial.

Entre las variables que dificultan un ordenamiento en todo el planeta, se tienen las siguientes:

1-Múltiples formas de gobierno 2-Desarrollos económicos dispares en las regiones 3-Economía basada en recursos no-renovables 4-Alta dependencia de los combustibles fósiles 5-Amplios sectores viviendo en pobreza extrema 6-Discriminación étnica y de clase social 7-No respeto por la vida humana mucho menos por la animal

Si algo me ha conmovido en estos meses ha sido la tenacidad con que algunos grupos defienden que el aborto es un derecho, y que el poder elegir la interrupción de un embarazo, digámoslo más crudamente: decidir matar a un bebé no nacido, es la quinta-esencia de todos los derechos.

Así pues, me planteo, he nacido para darle voz a los que no tienen voz ni pueden defenderse, como lo son los niños en el vientre materno. He nacido para promover el cambio de valores y paradigmas en este planeta que se desmorona, no por la vía de la violencia y de la muerte, sino utilizando el megáfono de la verdad, denunciando las mentiras y las manipulaciones de los grupos con intereses económicos globales.

He nacido para pensar y escribir, pero no estupideces como las que se pueden leer en Twitter o Facebook, sino escribiendo pensamientos que construyan y edifiquen.

Las respuestas de Dios

He visto este #video infinidad de veces y siempre me ha parecido fascinante. Tiene un gran trasfondo de sabiduría. Las moscas son los problemas y mientras más luchamos, más se multiplican. Para resolverlos, hay que simplificar nuestra vida, no movernos y actuar por actuar, porque estos problemas se convierten en arena movediza.

La clave está en nuestra mente, y en saber interpretar las respuestas que Dios nos envía de múltiples formas. Escuchar a #Dios es saber interpretar los mensajes que Dios Todopoderoso nos regala en la rutina diaria.

Si nos valemos de nuestra propia fuerza, es probable que solamente multipliquemos los problemas, como las moscas en el video.

Un héroe anónimo

Hoy por la mañana me dirigía a la casa de mi mamá, como es costumbre hacer los fines de semana. Estaba detenido en el semáforo cuando pasó delante del carro un señor humilde, pobre, cargando un bolsón de #botellas plásticas, a decir por la forma que resaltaban.

Lo observé detenidamente, él sintió mi mirada, y lo revisé bien. Sus chinelas eran unas crocs super-gastadas, vestía pantalón corto y camiseta.

Revisé en el carro y tomé dos botellas #PET que estaban tiradas, las agarré y por telepatía, llamé al señor, que ya estaba como a cincuenta metros de distancia.

Les mostré las botellas y en señas me dijo que las tirara. Así lo hice. Tiré el par de botellas las que cayeron en el pavimento. Lentamente el señor puso su pesado bolsón en el piso y se dispuso a recoger el preciado producto.

Ah pensé, cuánto bien hace a la humanidad este señor. En su humildad, está limpiando y ayudando a reciclar, haciendo una labor que pocos hacen voluntariamente. A la vez que se ayuda para sobrevivir.

Me dije: Es un héroe anónimo, en un país “tercermundista”.

El dilema de la libertad

Lo que definimos o llamamos #libertad estuvo desde el principio de la Creación, en el Jardín del Edén, en el mismo centro de la base ética de #Dios.

Nuestro Creador les dijo a los padres de la humanidad: pueden comer de todo árbol que esté a la vista, pero no del que está en el centro del Edén.

Desde el principio nuestro Padre estableció claramente los límites de la libertad. El es el principio y el fin; el que establece la guía para nuestra conducta moral. Pero el Homo Sapiens ha estado en contra de toda definición de libertad: algunos creen que libertad es el derecho a hacer lo que yo quiera sin importar los derechos ajenos, otros creen que la libertad es como un pañuelo que podemos colgarnos al cuello a nuestro gusto y antojo. Libertad para desnudarme, libertad para matar, para no respetar el derecho al otro de construir un mundo de oportunidades para todos.

Los pro-aborto gritan que las mujeres tienen el derecho a tomar la decisión de abortar, y si no, se les está cercenando “su” libertad. Y qué hay del derecho a la vida del que está en el vientre?

La gente que entró en el Capitolio creyó que estaban en todo su derecho de penetrar en el edificio porque para eso es la libertad de expresión. Pero no saben que la libertad no es una licencia para matar o desbaratar lo que se les COLOQUE enfrente.

En cuanto a la libertad de expresión, no es libertad expresar calumnias y difamar al otro, es libertad de expresar la verdad y denunciar lo malo.

Hay algo de bueno y algo de malo en las censuras de Twitter, Facebook o el suspender a Parler de los servidores de Amazon. Nadie sabe los entretelones de estas decisiones, pero algo es cierto, y es válido hasta la consumación del Universo: “la verdad os hará libres”.

Juan 8, 31-42

En aquel tiempo dijo Jesús a los judíos que habían creído en él: «Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres».

¿Qué es escribir?

¿Han sentido ustedes a veces el deseo de escribir en alguna libretita, o cualquier hoja dispersa, a lo mejor una servilleta? No sabemos la causa intrínseca para ese antojo, que se traduce en unas líneas-ideas que sirven como desahogo, a ese momento de inspiración.

Todos hemos escrito alguna vez, en algún momento de nuestras vidas, tal vez una carta declaratoria de amor, una carta anunciando una determinada decisión, pero el denominador común, es sacar del cerebro el pensamiento y darle forma, es materializar algo abstracto, aparentemente sin forma, sin cuerpo, y llevarlo a la vida.

En el Evangelio de San Juan podemos leer que en el principio, la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Es decir, tomándolo de forma literal, Dios había escrito un diseño monumental, una obra divina que estaba junto a El. El deseo innato de nosotros los seres humanos de escribir, lo hemos heredado de Dios, porque fuimos creados a imagen y semejanza de El.

Por lo tanto, escribir es una tarea de origen divino, para materializar el amor. También hemos leído que Dios es amor, del mismo #Evangelio de San Juan, y Dios materializó el amor, enviando a su Hijo Unigénito, encarnándolo, como la mayor prueba de amor que Nadie será nunca capaz de emular. Y al materializar la Palabra, hacerla Hombre a sabiendas que su destino era el sacrificio por todos los que creyeran en la Palabra, dio su mayor prueba de amor.

Así que la palabra amor es dinámica, como un manantial de energía pura, porque si no la encontramos materializada en nuestras acciones, somos mentirosos al decir que tenemos amor. Nuestro mejor maestro es Dios, quien es todo lo contrario a la mentira y la oscuridad. Es el Primero que demostró cómo se materializa el amor, transformando la Palabra que estaba junto a El, y creando un Hombre en el vientre de una virgen por la acción del Espíritu Santo.

Escribiendo estas líneas me siento más cerca de Dios, porque sé que El es el mejor escritor de todo el #Universo y mucho más.

¿Qué festejan ?

Mujeres celebrando la aprobación de la legalización del aborto antes de la semana 14 por el Senado Argentino

No sé que festejan en Argentina, ¿que hay luz verde para matar a un sinnúmero de bebés ?

Aquí está la noticia: https://elpais.com/sociedad/2020-12-30/argentina-legaliza-el-aborto.html?ssm=TW_AM_CM

Esos grupos reclaman el derecho a decidir, a decidir matar, asesinar un ser humano en gestación. ¿Acaso cada una de esas bestias en esa manifestación verde están listos para ir a abortar ? Y si retrocediéramos el tiempo, veinte, treinta, cuarenta años atrás, y los padres de esta gente hubieran decidido abortarlos, ¿estarían felices de no haber podido ver la luz del día?

La libertad a decidir se ha malinterpretado y tergiversado con fines malévolos. Qué desgracia de Senado Argentino, aprobando leyes asesinas. Una mujer embarazada alberga otra persona, otra entidad con espíritu y cuerpo propio. No puede decidir sobre esta persona y dar el visto bueno para que lo maten.

Que lo que sucede en el mundo es la carencia de valores y una crisis familiar, es verdad, pero creo que en el fondo hay fuertes intereses económicos de grupos que toman el aborto como un negocio millonario. No me equivocaria al decir que muchos senadores argentinos vendieron su voto a favor de la legalización de la masacre antes de los 14 meses de gestación.

Abortar deliberadamente es asesinar, si no vean este video:

Espero no tener COVID

Desde el pasado sábado 26 de Diciembre, empecé a sentir un malestar como de gripe, algo de flujo nasal y decaimiento. Lo atribuya a un resfrío debido a las temperaturas inusualmente bajas en la noche para Ciudad Caótica. Mínimos de 24°C es ya muy frío.

El domingo 27 se mantiene el decaimiento y empiezo a tomar azitromicina. No me duele la garganta. Un poco de tos y flema al toser, pero en poca cantidad. Temperatura normal en 36.5°C.

Hoy martes 29 de Diciembre a las 8 pm, me tomo la temperatura: 37°C, espero que no suba. Completé la dosis de tres azitromicina, y me inyecté Rocefort 1 gramo, intramuscular.

Hoy 30 de diciembre me siento mejor pero la temperatura es de 37.3°C. Tomé azitromicina, el cuerpo un poco adolorido.

Seguiré actualizando este artículo ....

Hasta luego

La amenaza microbiana

Me gusta pensar en el futuro, tratando de adivinar el camino que seguirá la humanidad. Por el momento y a la vista de las evidencias del 2020, lo que resulta aterrador es la amenaza de la destrucción mundial por los millones y millones de seres microscópicos, algunos benéficos, otros siniestros que se ocultan en nuestros tejidos y mucosas.

Desde el #virus del papiloma humano, que causa cáncer, hasta un simple resfriado, todos son enemigos invisibles y violentos, no tienen compasión del sistema inmunológico que invaden.

Si al hecho que tenemos estos enemigos gratuitos, le sumamos el factor bélico, o sea que sean utilizados como armas biológicas de destrucción masiva, o para el control de la natalidad, el panorama no resulta nada agradable.

Hay tres escenarios que visualizo estén manejando grupos de poder mundial:

  1. Utilizar los microbios para inducir muertes para el control de la #natalidad. Esta suposición no la creo tan viable, porque el consumismo se nutre de poblaciones en crecimiento que demandarán bienes y servicios.
  2. Utilizar los microbios como una forma de lucha en la guerra comercial de las grandes potencias. Se ha visto en esta etapa del coronavirus, cómo lo que llamamos Occidente, ha llevado la peor parte en el combate del virus, mientras que China, mantiene los niveles de crecimiento económico.
  3. Fabricar nuevas cepas de virus como armas biológicas simplemente como medida de disuasión o de negociación, así como Estados Unidos y otros países mantienen un arsenal de ojivas nucleares, solo como forma de materializar el poderío global.

Pienso que la naturaleza está buscando un balance de forma desesperada, en otras palabras, la #homeostasis.(https://es.wikipedia.org/wiki/Homeostasis).

Si la ecuación está generando demasiados problemas antropogénicos, el sistema buscará cómo desacelerar el crecimiento exponencial de lo que está originando el problema. La naturaleza es sabia, dice un refrán, y en este complicado juego de variables, el balance cierra con cifras negativas para el ordenamiento mundial que está ejecutando el Homo Sapiens.

Una reflexión para #Navidad 2020

Caminaba hace poco por el mercado municipal, y admiraba las frutas y los vegetales de todos los colores, especialmente el rojo y el verde, colores típicos de #Navidad. Observaba la espera ansiosa de los vendedores de abarrotes, el esfuerzo de los cargadores de bultos por conseguir clientes y el barullo del gentío.

Pensé que todo este ajetreo se repite una y otra vez hasta que aqueja el aburrimiento cíclico, el hastío, sin embargo, pronto me digo, esto es pasajero, es solamente un día. Y mañana regresa la calma.

Observo el humilde pesebre que instalé en la entrada de la casa y llego a la conclusión que Navidad no es para regalar, ni para comprar ni para comer. Jesús vino al mundo humildemente, en un establo o una posada porque ya no había lugar para ellos.

Muchos de nosotros, ya no tenemos cabida en esta gran aldea, en este inmenso establo porque el sistema económico nos ha dejado sin un lugar en el mundo. Y tenemos que acomodarnos con lo que hay, con lo que podemos utilizar. El sistema que alienta el consumo y el descarte odia a los que no pueden comprar, por ese motivo el #2020 ha sido desastroso porque desbarató el crecimiento económico y la burbuja de prosperidad se reventó en un dos por tres.

Navidad es humildad y una lección, saber adaptarnos a las circunstancias así como José y María lo hicieron hace 2 milenios, y en medio de ellos un bello niño, precioso, enviado por Dios para nuestra salvación. De nosotros depende si lo tomamos o lo dejamos.

Feliz Navidad 2020 a los hombres y mujeres de buena voluntad.

Enter your email to subscribe to updates.