El Pequeño Saltamontes

botellas

Un héroe anónimo

Hoy por la mañana me dirigía a la casa de mi mamá, como es costumbre hacer los fines de semana. Estaba detenido en el semáforo cuando pasó delante del carro un señor humilde, pobre, cargando un bolsón de #botellas plásticas, a decir por la forma que resaltaban.

Lo observé detenidamente, él sintió mi mirada, y lo revisé bien. Sus chinelas eran unas crocs super-gastadas, vestía pantalón corto y camiseta.

Revisé en el carro y tomé dos botellas #PET que estaban tiradas, las agarré y por telepatía, llamé al señor, que ya estaba como a cincuenta metros de distancia.

Les mostré las botellas y en señas me dijo que las tirara. Así lo hice. Tiré el par de botellas las que cayeron en el pavimento. Lentamente el señor puso su pesado bolsón en el piso y se dispuso a recoger el preciado producto.

Ah pensé, cuánto bien hace a la humanidad este señor. En su humildad, está limpiando y ayudando a reciclar, haciendo una labor que pocos hacen voluntariamente. A la vez que se ayuda para sobrevivir.

Me dije: Es un héroe anónimo, en un país “tercermundista”.