El Pequeño Saltamontes

homeostasis

La amenaza microbiana

Me gusta pensar en el futuro, tratando de adivinar el camino que seguirá la humanidad. Por el momento y a la vista de las evidencias del 2020, lo que resulta aterrador es la amenaza de la destrucción mundial por los millones y millones de seres microscópicos, algunos benéficos, otros siniestros que se ocultan en nuestros tejidos y mucosas.

Desde el #virus del papiloma humano, que causa cáncer, hasta un simple resfriado, todos son enemigos invisibles y violentos, no tienen compasión del sistema inmunológico que invaden.

Si al hecho que tenemos estos enemigos gratuitos, le sumamos el factor bélico, o sea que sean utilizados como armas biológicas de destrucción masiva, o para el control de la natalidad, el panorama no resulta nada agradable.

Hay tres escenarios que visualizo estén manejando grupos de poder mundial:

  1. Utilizar los microbios para inducir muertes para el control de la #natalidad. Esta suposición no la creo tan viable, porque el consumismo se nutre de poblaciones en crecimiento que demandarán bienes y servicios.
  2. Utilizar los microbios como una forma de lucha en la guerra comercial de las grandes potencias. Se ha visto en esta etapa del coronavirus, cómo lo que llamamos Occidente, ha llevado la peor parte en el combate del virus, mientras que China, mantiene los niveles de crecimiento económico.
  3. Fabricar nuevas cepas de virus como armas biológicas simplemente como medida de disuasión o de negociación, así como Estados Unidos y otros países mantienen un arsenal de ojivas nucleares, solo como forma de materializar el poderío global.

Pienso que la naturaleza está buscando un balance de forma desesperada, en otras palabras, la #homeostasis.(https://es.wikipedia.org/wiki/Homeostasis).

Si la ecuación está generando demasiados problemas antropogénicos, el sistema buscará cómo desacelerar el crecimiento exponencial de lo que está originando el problema. La naturaleza es sabia, dice un refrán, y en este complicado juego de variables, el balance cierra con cifras negativas para el ordenamiento mundial que está ejecutando el Homo Sapiens.